Saltar al contenido

Mi balance profesional del año 2017

29/12/2017

Antes de hacer balance del año 2017, déjame contarte un poco como ha transcurrido mi vida profesional estos últimos años.

Año 2010

Como sabes, empecé a crear Apps en el año 2010.

Aquí puedes leer y escuchar la experiencia de lo que supuso la publicación de mi primera App en el App Store.

Lo importante es que descubrí algo que realmente me apasionaba, crear Apps.

Esa sensación, la sensación de descubrir algo que transforma tu vida, fue la que me llevó a dedicarme a la formación, a enseñar a la gente la profesión que yo había descubierto y que me llenaba al 100%.

Hay que decir que yo he estudiado Filología Hispánica, es decir que yo era “de letras” como se suele decir.

Sin embargo siempre me ha gustado la programación, y en mis ratos libres hacía mis cosillas.

Crear Apps despertó en mi la creatividad de una forma brutal, con mi creatividad y con programación, podría crear casi cualquier cosa en forma de App.

Año 2011

Durante el año 2011 compatibilicé mi trabajo en una gran multinacional con la creación de Apps.

La empresa en cuestión era AXA Seguros.

Entre en AXA Seguros en el año 2002.

Me enamoré de esta empresa, me gustaba su ambiente de trabajo, y aunque en principio entré por ETT, a los dos años me hicieron interno.

Fijaos lo que os digo, entré en una multinacional con un horario de 07:30 a 15:00 de lunes a viernes, y con un salario de unos 1.500 euros al mes, además de complementos salariales como acciones de la compañía, seguro médico privado, etc.

Por aquel entonces tenía 24 años.

Ya está, pensarían algunos, un trabajo en una multinacional es para toda la vida, salario fijo, aumentos, promocionar… y echar raíces profesionalmente hablando.

Pero llegaron las Apps, descubrí Objective-C y estas pequeñas aplicaciones que te permitían hacer casi cualquier cosa.

Como digo, durante el año 2011 compatibilicé la creación de Apps con el trabajo por cuenta ajena, pero en noviembre de 2011 tomé una decisión.

Al fin y al cabo la vida trata de esto, de tomar decisiones.

Y esta no era moco de pavo.

Era dejar un trabajo de lunes a viernes con horario de 07:30 a 15:00, con un sueldo que ya sobrepasaba los 2.000 euros, mi nombre figurando en el organigrama de la empresa, y con buena proyección de seguir ascendiendo.

Pero había descubierto un mundo nuevo.

Un mundo donde creando aplicaciones, generaba ingresos mensuales superiores a lo que ganaba en un año trabajando por cuenta ajena.

Era el momento de dejarlo. De dedicarme al 100% al mundo de las Apps.

Y eso hice, en diciembre de 2011 me fui de AXA.

Años 2012, 2013, 2014

Durante 3 años la cosa fue estupendamente.

Era Freelance y vendía Apps y dictaba cursos de formación enseñando a crearlas, incluso cree mi propia empresa.

Uno de los motivos por los que decidí dejar el trabajo por cuenta ajena fue por que quería enseñar a hacer lo que yo hacía.

Quería transformar la vida de las personas.

Si yo había conseguido vivir de la creación de Apps, quizá otras personas quisieran, pero no encuentran el modo de como hacerlo.

Ascenso y caída de un sueño

Mi sueño fue crear un centro de formación para aprender a desarrollar Apps.

Y lo cree. Abrí CFE Apps en septiembre de 2012.

CFE Apps era un centro de formación presencial, estaba situado cerca del intercambiado de Av. de América.

Hay que recordar que en esos momentos, la crisis estaba azotando a España fuertemente, y todavía se dejaba sentir a nivel mundial.

Pero yo vivía en mi propia burbuja, no hice estudio de mercado, no hice un plan de negocio, nada de nada.

Busqué el local, compré 12 iMacs, y a funcionar.

No fue mal, de hecho tuve bastantes convocatorias de cursos completadas, por aquel entonces aprender a crear Apps era algo muy esotérico.

Estaba claro que sería una profesión de futuro, pero ni mucho menos era como ahora, que es una profesión muy demandada, y las Apps es un negocio maduro, estable.

Por diferentes motivos, entre ellos un robo en el local que me desvalijaron todo cuanto había, decidí cerrar CFE Apps.

Los años 2013 y 2014 generaba ingresos vendiendo Apps y dictando formación para diferentes escuelas, centros, empresas, etc.

Además oriente toda mi oferta formativa al entorno Online.

Año 2015

En mayo de 2015 decidí poner fin a mi aventura emprendedora a tiempo completo.

Fue una decisión meditada, como todas mis decisiones, a pesar de que me puedas considerar un aventurero, o irresponsable por dejar aquel trabajo soñado de funcionario bien pagado, todas las decisiones que he tomado en mi vida han sido meditadas.

Una de las razones que me hizo buscar trabajo por cuenta ajena fue la de probarme.

Me explico. Yo había aprendido a desarrollar Apps. Me había convertido en experto pero todo de forma autodidacta.

Y aunque mis formaciones presenciales y Online eran un éxito, en el sentido de que las personas que pasaron por ellas quedaron muy contentas, y lograron crear Apps, en mi interior sentía como que me faltaba algo, como que nadie había validado mis conocimientos.

Logicamente estaba equivocado, pues los cientos de alumnos satisfechos ya validaban mis conocimientos y mi formación.

Pero pensé que seguía viviendo en mi propia burbuja, y que realmente no sabia nada.

Volver a trabajar por cuenta ajena

Entonces me dije: “si busco un trabajo por cuenta ajena, podré probarme con otros desarrolladores y ver si realmente estoy haciendo bien las cosas”.

Obviamente no fue la causa principal, la causa principal de buscar trabajo por cuenta ajena fue la de tener unos ingresos estables.

Como en la mayoría de negocios, cuando algo funciona llegan los tiburones, entonces todo se llena de sangre, y se produce lo que se conoce en el mundo de los negocios un “océano rojo”.

La competencia fue creciendo, y mis aplicaciones dejaron de vender, en parte porque las tenía abandonadas porque ya no eran mi principal fuente de ingresos; en el año 2012 yo estaba enfocado al 100% en la formación.

Entré en un proceso de “burnout”, o lo que es lo mismo, estaba super quemado, hasta las pelotas de emprender, sin embargo todavía me seguía apasionando crear Apps y enseñar a personas con o sin conocimiento de programación a crearlas.

En Mayo de 2015 hice una entrevista de trabajo, la primera que hacía, y me seleccionaron… vaya, al fin y al cabo no lo estaba haciendo tan mal cuando en el primer intento de buscar trabajo como desarrollador iOS, acabo siendo seleccionado.

Recuerdo que recibí varias ofertas de trabajo, al final dos empresas intentaron hacerse con mis servicios, incluso ofreciendo más dinero del inicial, elegí la empresa que me quedaba más cerca de casa, incluso perdiendo dinero.

Y hasta hoy…

Y hasta hoy.

Llevo más de dos años desarrollando aplicaciones en una empresa, pero mi trabajo lo desarrollo en otras empresas, ¿cómo? Sí, bienvenido al mundo de la consultoría IT.

Me encanta mi trabajo actual, desarrollo aplicaciones que es lo que más me gusta, pero quiero seguir ayudando a otras personas a aprender a crear Apps.

Balance de mi año 2017

Hay que diferenciar entre mi trabajo por cuenta ajena y mi progresión con la formación por cuenta propia.

En el caso de mi trabajo por cuenta ajena el balance ha sido neutro, es decir, no ha habido ningún aspecto a destacar, nada nuevo bajo el sol, otro día más en la oficina que se suele decir.

¡Ojo! no estoy diciendo nada malo. Simplemente que no he tenido grandes avances profesionales.

Si hablamos de mi “side project” la cosa se pone más “sexy”, aunque ni mucho menos he conseguido lo que me propuse en el inicio del 2017.

Tengo que decirte que he fracasado.

Pero claro, hablar de fracaso tampoco es malo, y ni siquiera sé si puedo catalogarlo como fracaso.

Pero si por fracaso se entiende a no cumplir los objetivos que te habías marcado, entonces sí, y como ves, no tengo miedo a decirlo, porque para mi un fracaso es un aprendizaje.

Campus iOS Online

El Campus es mi fuente de ingresos alternativa.

Me marqué un objetivo de 100 alumnos en el Campus a comienzo del año 2017.

No lo he conseguido.

Pero el fracaso no está en no haberlo logrado.

El fracaso está en no haberlo intentado.

Por que he hecho muy pocas acciones para conseguir suscriptores, muy pocas.

Las 72 personas que están dentro son suscriptores de mi Newsletter, amigos en el sentido de que es gente que conoce mi trayectoria desde hace años, cuando empecé con aquel centro de formación presencial, y a día de hoy siguen confiando en mi y en mi metodología para aprender a desarrollar software para las plataformas de Apple.

Pero si me preguntas ¿cual es tu canal de distribución para conseguir suscriptores? Te diría, no tengo.

Y esta pregunta, y esta respuesta, lo resume todo.

Hitos

En general el 2017 ha sido un año de transición en lo que a mi “Side project” se refiere.

No he producido ningún infoproducto, sin embargo hay un éxito que es indudable: el porcentaje de fidelización de los suscriptores del Campus es alucinante.

He tenido muy poquitas bajas, y eso me anima a seguir con esta fantástica aventura.

A continuación te muestro un listado de los hitos más memorables de este año:

  • He publicado 19 artículos en el Blog
  • El blog ha tenido 24.850 visitas, un 36,26% peor que el año 2016 dónde tuve 34.648, se nota mi dejadez y la pobre publicación de 19 artículos
  • En mi lista de suscriptores hay 1395 suscriptores, tengo que decir que tenía más de 4.000 pero este año hice limpieza, y  directamente elimine a los que no abrían mis correos
  • El porcentaje de apertura del email que envío semanalmente a estos 1395 suscriptores es del 25%
  • El 21 de agosto publiqué el Podcast “Haciendo Apps” llegué al Nº1 dos días después, sin embargo la cosa duró poco, ya que solo he publicado 7 capítulos, un número demasiado bajo para tener altas expectativas. Pero el programa ha tenido muy buena aceptación, y he recibido un feedback muy bueno
  • En el canal de Youtube tengo 209 suscriptores, ya que he lanzado videos de forma esporádica
  • Respecto al libro que publiqué en el año 2016, estoy en pleno proceso de actualizarlo, por lo que en el 2018 habrá un nuevo libro adaptado a las últimas versiones y con más contenido, como siempre gracias a la editorial RC Libros por confiar en mi

Está claro que tengo que poner más carne en el asador, debo publicar más artículos en el Blog, tengo que grabar más capítulos para el podcast, y debería publicar más videos en Youtube, pero ya no da tiempo en este año, así que tendrá que ser el año que viene…

Año 2018

Este año va a ser clave para mi.

Estoy cansado de rendir cuentas, y de no transformas vidas.

Quiero dedicarme a enseñar, a formar, quiero que personas normales encuentren su pasión por crear Apps.

Me gustaría que decenas, cientos de personas, puedan publicar por fin su primera aplicación, y si lo desean, buscar un trabajo como desarrollador de software mobile.

Voy a realizar una fuerte inversión en un programa acelerador, por que ha llegado el momento de darlo todo, o aparcar los sueños.

Otra vez toca tomar decisiones, y ya la he tomado.

Una decisión meditada, invertir para crecer

La decisión ha sido muy meditada, y me va a suponer descapitalizarme en gran medida, pero si no lo hago ahora no podré hacerlo nunca.

Invertir para crecer, siempre es igual, cuesta, pero es el momento.

Basta ya de vivir una farsa, basta de medias tintas, ha llegado el momento de volver a empezar, o mejor dicho, de apostar otra vez por lo que realmente me apasiona.

Crear Apps me gusta, pero transformar vidas me gusta mucho más, y cada email que recibo de algún alumno dándome las gracias por la información que le trasmito, eso amigo, amiga, eso no está pagado con ningún dinero.

A veces, algunos días, pienso que me arrepiento de haber dejado aquel trabajo super bien pagado con horario de funcionario.

Pero solo es eso, un pensamiento del pasado, es decir, nada.

Por eso vuelvo a las andadas, por eso el sueño que surgió en el año 2012 vuelve y aprieta con más ganas que nunca.

Uno de mis objetivos será dedicarme al 100% a lo que realmente me gusta, aunque suponga dejar a un lado las comodidades y también desdichas, que alguna hay, del trabajo por cuenta ajena.

Este es otro pensamiento, pero en este caso será llevado a la acción, por lo que un pensamiento llevado a la acción tiene todo el sentido del mundo.

Para finalizar este balance de fin de año, déjame darte las gracias, da igual si eres un suscriptor del Campus, si solo lees mi Newsletter, escuchas mi Podcast, o si este es el último email que leerás porque te das de baja de mi lista de correo, da igual, simplemente GRACIAS.

Gracias por estar ahí, y por ayudarme a seguir enseñando una profesión que me apasiona, y que espero poder inculcar a todo el que quiera aprenderla.

¿Y tu que? ¿Has hecho balance? ¿Cual es tu objetivo para el nuevo año 2018?

Cuéntamelo abajo, en el apartado de comentarios 😉

¡Feliz año 2018!