Saltar al contenido

Haciendo Apps – Episodio 09: Tú profesión eres tú

20/12/2018

Vamos a hablar sobre aspectos que no tienen que ver con el desarrollo de Apps, sino más bien con el desarrollo personal, de lo que uno quiere o no quiere en la vida, claro esto no es ninguna novedad, porque en este espacio se habla más de cualquier otra cosa que de Crear Apps, pero bueno, todo está ahí relacionado, todo está unido, quizá tú puedas pensar que no, que una cosa es las cosas que te ocurren en la vida personal, y otra cosa es la profesión, lo que tú haces para ganarte la vida, que te caiga un sueldo al mes, y luego a disfrutar de la vida el tiempo que te queda.

Y ahí es dónde voy, por que no es mucho, el tiempo que te queda digo, por eso tú debes trabajar, debes ganar dinero haciendo lo que te gusta.

Dónde estuve, y dónde estoy ahora

Os pongo un poco en contexto, porque tú que estás ahí escuchándome, pues no sabes nada de mi desde hace 6 meses, la historia es la siguiente:

Yo estaba desarrollando las Apps de Línea Directa, la aseguradora de Matías Prats, que bueno, no es suya pero es su imagen y tal, bueno no me enrollo, el caso es que estaba ahí feliz de la vida, desarrollando sus aplicacioncillas y tal, bueno, tengo que decir que no estaba contratado por Línea Directa, sino que yo trabajaba ahí, pero no era contratado por ellos, a mi me contrató una consultora, pero vamos que esto no es nuevo porque el mercado laboral en entornos IT funciona así.

Al margen de este trabajo con sus 9 o 10 horas diarias, yo gestionaba un negocio online de formación, CFE Apps y Campus iOS Online, dos plataformas dónde enseño a Crear Apps para iOS a todo el que quiera aprender, de forma que yo salía de mi trabajo por cuenta ajena, y enseñaba a Crear Apps a personas en mi tiempo libre, el resto de tiempo libre, pues lo dedicada a aprender, a formarme, porque mi profesión es mi vida, no me cansaré de decirlo.

No se puede separar la vida personal de la vida profesional, y realmente no se debería hacer, no hay dos tus, como no hay dos lunes o dos sábados consecutivos.

Entonces trabajo por cuenta ajena, y también como autónomo con mi cuota mensual y todo esto.

El caso es que hace poco más de un mes, sucede algo, que prefiero dejar al margen, en realidad es algo anecdótico, pero a mi se me hinchan las castañas y decido irme del trabajo por cuenta ajena, así que les digo a mis responsables en la consultoría que me voy, y les digo a los responsables de Línea Directa que también me voy. Me cansé, y la circunstancia que prefiero dejar al margen me hizo tomar la decisión de renunciar.

Trabajar por cuenta ajena, emprender, dos caminos, inciertos ambos, pero dos caminos.

Yo ya había emprendido a tiempo completo, había creado mi empresa, dónde hacía Apps y dónde dictaba formación presencial y Online, así que bueno, al fin y al cabo podría volver a hacerlo.

El 12 de noviembre dejo el trabajo por cuenta ajena, habiendo tomado la decisión de emprender, de dedicarme al 100% a mi proyecto Online que en lo que va de año había facturado 23.000 €.

Sin embargo aparecieron esfinges doradas, las esfinges doradas son distracciones, cosas que la vida te ofrece y que no te dejan alcanzar tus objetivos. Y 2 empresas se interesan por mis servicios.

La primera después de 3 entrevistas no sale, no sale, no todo es chiscar los dedos y voila, ya tengo otro trabajo, he hablado mucho sobre los procesos de los candidatos a desarrollador iOS, y da para otro podcast, prometo hablar de esto otro día.

La segunda opción si sale, por motivos de confidencialidad no voy a decir nombre de ninguna de estas empresas.

A todo esto, desde el 12 de noviembre yo me dedico a pajarear, porque entre otras cosas, no tenía yo la certeza de dedicarme al 100% a mi negocio online, entonces entre esperas y entrevistas, se va un mes.

El lunes 17 de diciembre entré a trabajar en la, vamos a llamarla, nueva empresa, para que te hagas una idea, un proyecto muy bonito, un salario de 2.600 euros al mes, con horario de lunes a viernes y teletrabajo un día a la semana.

Y hoy 19 de diciembre he presentado mi renuncia. He hablado con la persona que me contrato, y le he explicado mis motivos.

 Mis motivos, mis razones

No es mi momento, me equivoqué, yo no quiero dedicar 9 o 10 horas de cada uno de los días de mi vida a hacer cosas que no quiero.

Sí, me encanta Crear Apps, pero me gusta mas enseñar, formar, crear developers, diseñar procesos de aprendizaje para que cualquiera que pueda Crear Apps para iOS lo logre.

Y bueno, en esas estamos, he llorado estos dos últimos días, no lloraba desde el anuncio de la lotería del año pasado, así que supongo que mis lagrimas se cotizan, soy un tío duro, lo reconozco, que cada día muerdo el cuchillo y me lanzo a vivir.

¿Por que he llorado? Pues por que siento que he perdido una grandísima oportunidad de entrar en un proyecto bonito, con un buen salario, y con muy buena gente detrás, pero seguro que conocéis esta sensación.

No es por que hayas estado en esta misma situación que yo.

Pero seguro que has tenido una novia o un novio, que le querías, lo amabas, pero un día te das cuenta que no puede ser, y tienes que dejarlo, te duele el alma, pero sabes que esa persona no es para ti, pues este sentimiento es el que tengo yo ahora mismo.

Lo que viene ahora es dedicarme al 100% a mi proyecto digital, mi negocio Online, CFE Apps y Campus iOS Online, y aunque muchas personas de mi entorno me lo van a poner difícil, no van a confiar, etc. Mi objetivo está listo, está claro. Quiero seguir transformando vidas ¿de qué forma? De la mejor manera que sé, enseñando a Crear Apps para que puedas dedicarte a ello de forma profesional, no hay más es muy simple.

Amigo, amiga, yo creo Apps, enseño a Crear Apps, pero también vivo, y para mi es la misma cosa, mi vida y mi profesión es la misma cosa.

¿Crees que soy un loco de la vida?

¡Déjame un comentario y cuéntame qué opinas! 🙂